Los coches de pila de combustible no son el futuro, son el presente. Utilizan el hidrógeno, combinado con oxígeno, para generar una corriente eléctrica.

hidrogeno

Toyota

Laemergencia climáticase ha instaurado como una de las mayores preocupaciones de la sociedad, consciente de su impacto y de la urgencia por encontrar soluciones. El sector del transporte ha sido el más afectado por las normativas europeas y muchos fabricantes llegan al 2020 con el pie cambiado. Otros, en cambio, han sabido leer los retos del futuro en su presente, ofreciendo alternativas sostenibles adelantadas a su tiempo.Toyotafue pionero en lademocratización de la propulsión híbrida, decisión que le otorga el liderazgo en la reducción de emisiones contaminantes a día de hoy. Sin embargo, el desafío no hace más que crecer y la electrificación del parque automovilístico parece la única solución. Lejos de conformarse con seguir las reglas del juego, la firma japonesa apuesta por la pila de combustible como modelo de propulsión cero emisiones. Una tecnología queaprovecha el hidrógeno como fuente de energíapara crear la corriente que impulse vehículos como elToyota Mirai.

Esta molécula surge de fuentes, tanto renovables como no renovables, que ya existen en nuestro planeta. Tras un proceso químico o bioquímico, como es la electrolisis del agua, se almacena en tanques en estado gaseoso o líquido. Estamodularidad permite su transporte por diferentes vías, ya sea por gasoductos o rutas marítimas, hasta las llamadas hidrogeneras. Estas estaciones de servicio y elproceso de repostaje de un vehículo de pila de combustible son casi idénticos al de un modelo convencional, pero sus resultados no pueden ser más dispares.

Esta tecnología no es cosa del futuro, es viable y lo es ahora. Las alternativas a los combustibles tradicionales son varias, todas ellas con algunas desventajas y un ciclo ecológico con puntos ciegos.Las infraestructuras son el gran escollo en nuestro país, un reto que Toyota se propone solventar durante los próximos meses. Tiempo más que suficiente para dar a conocer una fuente inacabable de energía: elhidrógeno. Un‘combustible natural’ que no emite gases de efecto invernadero, partículas tóxicas para el ser humano y con un alto coeficiente de eficiencia energética. Descubre de dónde sale esta molécula y cómo se consigue extraerla de precursores tan conocidos como el gas natural.